Para el Alma…

«Yo tengo para comer un alimento que vosotros no sabéis… «Mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado y llevar a cabo su obra.» Juan 4:32.34

El hombre, como todos los seres vivos, está obligado a alimentarse para subsistir, y esta dependencia frente al mundo es un signo esencial de su inconsistencia, pero también es una invitación a alimentarse de Dios, único que tiene consistencia.

La Biblia para enseñar al hombre que su verdadero alimento es, como el del Señor, la voluntad de su Padre (Jn 4,34), le presenta los gestos de la alimentación en tres niveles diferentes: el de la creación y de la obediencia, el de la alianza y de la fé, el del Evangelio y de la caridad.  Diccionario Léon-Dufour

REFLEXIONES

«Como el árbol plantado junto a corrientes de agua» Sal 1:3, el alma irrigada por la Palabra de Dios adquiere vigor, produce fruto sabroso, es decir, fe verdadera, y es embellecida con miles de hojas verdes, es decir, con acciones que agradan a Dios.» – San Juan Damasceno

Busca entendimiento no el oro, arrópate con humildad no con lino fino, gana paz y no un imperio… – San Isaac el Sirio.

En la vida espiritual sin arrepentimiento no podemos hacer nada que valga la pena, más el Señor es misericordioso.  Aquel que se esfuerce y mantenga en constante humildad y arrepentimiento hasta el final, aunque errara será salvo pues se arrepiente de corazón… el Señor ha prometido esto en el Evangelio.  – San Marcos el Asceta

Meditación sobre el Combate Espiritual (St. Nicodemus Publications)

Ausentes: Distraídos – olvidamos nuestro llamado, olvidamos nuestro verdadero propósito en esta vida, que es la adquisición del Espíritu Santo, y no una felicidad temporal o cosas materiales.  Mateo 24:44

«Por eso, también vosotros estad preparados, porque a la hora que no pensáis vendrá el Hijo del Hombre.»

A menudo se nos olvida que el ‘novio’ viene a una hora inesperada, y que esto puede ser esta misma noche para cualquiera de nosotros. La Palabra y la Iglesia constantemente nos exhorta… despierten, despierten, incorpórense.

Anorexia espiritual: pereza – Anorexia en cuanto a cosas espirituales…   El Señor nos advierte en Lucas 21:34

«Estad alerta, no sea que vuestro corazón se cargue con disipación (viajes y estadías en hoteles lujosos, clubes, fiestas, vacaciones); y embriaguez (podemos estar embriagados con el éxito, dinero, con la computadora o con el trabajo 18 horas al día sin haber tomado una gota de vino); y con las preocupaciones de la vida, pues aquel día vendrá súbitamente sobre vosotros como un lazo.»

Todas estas cosas agobian el alma y nos alejan del propósito que Dios ha fijado para nosotros..

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s