Hidroterapia

La Hidroterapia es la utilización del agua como agente terapéutico, en cualquier forma, estado o temperatura ya que es la consecuencia del uso de agentes físicos como la temperatura y la presión. El término procede del griego Hydro (ύδρο-,agua, griego antiguo ὕδωρ, hýdor) y Therapia (θεραπία, curación).

Es una disciplina que se engloba dentro de la balneoterapia, fisioterapia y medicina (hidrología médica) y se define como el arte y la ciencia de la prevención y del tratamiento de enfermedades y lesiones por medio del agua.

En sus múltiples y variadas posibilidades (piscinas, chorros, baños…) la hidroterapia es una valiosa herramienta para el tratamiento de muchos cuadros patológicos, como traumatismos, reumatismos, digestivos, respiratorios o neurológicos.  Las propiedades terapéuticas del agua nos permiten sentar la base en el tratamiento de las alteraciones de los pacientes.

El uso del agua fría, como medio higiénico y curativo, no es nuevo pues es grande el valor que todas las naciones le han dado en diversas épocas; así es que, recorriendo las costumbres de los antiguos, veremos que los espartanos bañaban a sus hijos recién nacidos en agua fría y era tanto el aprecio que hacían de dicho medio, que con el objeto de dar tono y vigor al cuerpo se bañaban en todas las estaciones del frío en el Eurotas. Píndaro dice en una de sus odas olímpicas que la mejor cosa es el agua y después, el oro.

Pitágoras recomendaba mucho a sus discípulos el uso de los baños fríos para fortificar el cuerpo y el talento. El anciano de Coos, el gran Hipócrates o sea el padre de la medicina, que añadió las frotaciones en el baño frío, estaba acostumbrado a usar el referido agente en la curación de las enfermedades más graves y fue el primero que con su genio profundo y observador notó que el uso del agua caliente enfriaba, mientras la fría calentaba.

Samuel Hahnemann, padre de la Homeopatía, en una obra impresa en Leipzig en 1784, recomienda el agua fría, sin la cual dice que las úlceras muy atrasadas no se pueden curar y agrega que si existe algún remedio, es el agua.

Similares tratamientos utilizaba el célebre cura Sebastian Kneipp, párroco de Wörishofen (Baviera) el cual se proponía resolver las sustancias morbosas, eliminarlas del cuerpo humano y fortalecer el organismo por medio de las efusiones de agua fría añadiendo a veces vegetales, sobre todo, flores de heno, de cola de caballo y de paja de avena.

Hipócrates formuló las reglas del verdadero arte de curar, cuya clave, es expresada en su clásica frase natura medicatrix, o sea “la Naturaleza es la que cura”.   A esta aseveración, Lezaeta añade que la acción tóxica de los farmacéuticos es agente que deprime y anula la fuerza curativa natural que posee todo organismo, llegando a paralizar hasta impedir toda reacción salvadora para restablecer la normalidad funcional del organismo.

Las fuerzas de la Naturaleza, decía Lezaeta, no mandan ya en el cuerpo que está bajo la acción de medicamentos y ésta es la razón por la cual las drogas suprimen los síntomas, que siempre constituyen una defensa del organismo.  Es así como la medicina natural ha surgido del campo de los enfermos desahuciados y no del de los facultativos.

Enfermos fueron Priessnitz, Kneipp, Kuhne, Rikli, Just, Padreo Tadeo y también Don Manuel Lezaeta. La comprobación personal del fracaso de la medicina que pretende restablecer la salud con tóxicos de farmacias, agentes de laboratorios y con sangrientas intervenciones quirúrgicas llevó a estos enfermos rebeldes a buscar el camino de la verdadera salud por otros medios.

Los tratamientos de hidroterapia se pueden aplicar a través de:

Baños. Los baños pueden ser totales o parciales y la temperatura de los mismos varía según el tipo de aplicación que se quiera dar. Se distinguen las siguientes técnicas.

–  Baños simples: se realizan en la bañera o tanque y tienen como finalidad la relajación del paciente. Pueden ser fríos o calientes.
–  Baños parciales: se aplican sobre una parte concreta del cuerpo.
–  Baños de vapor: se utiliza vapor a gran temperatura que se proyecta sobre la zona a tratar tapándose posteriormente con una toalla.
–  Baños de contraste: se aplica agua a diferentes temperaturas deforma alternativa.
–  Baños de remolino: su efecto radica en la presión que ejerce el agua sobre la parte del cuerpo afectada.
–  Baños galvánicos: se utiliza agua combinada con electricidad.
–  Hidromasaje termal: se trata de un baño con agua azufrada que activa la circulación sanguínea.

Duchas. Su efecto se produce por la presión que ejerce el agua fragmentada al salir de la ducha. Existen diferentes tipos de aplicaciones a través de duchas dependiendo de la presión y el tipo de emisión realizada.  Chorros. La aplicación se basa en la emisión de agua a alta presión a través de un solo agujero lo que permite concentrar la acción sobre un punto determinado. Los chorros se proyectan a diferentes presiones y temperaturas.  Aditivos. La acción del agua puede complementarse mediante la adición de sustancias en el baño.

Lavados. Se realizan pasando un paño húmedo sobre la piel.  Compresas. Son un tipo de envolturas a las que se adicionan hierbas  Abluciones. El agua es derramada directamente sobre el cuerpo.

Sistema Kneipp. Método creado por Kneipp.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s