Cultivar todas las virtudes…

Procurar siempre estar alegres.  La primera virtud del hombre es amar al Creador, autor de la Naturaleza, fuente de todos los bienes que disfrutamos. El cuerpo sano goza de paz espiritual, mente clara y corazón alegre, reinando la armonía en las funciones fisiológicas y en el estado del alma.

El hombre que goza de salud física y moral procura el bien del prójimo. La maldad y los vicios generalmente son consecuencia de estados patológicos de nuestro organismo, ya que nuestra alma obra a través de nuestros órganos corporales. Una sangre viciada y envenenada mantiene un estado de irritación y congestión de los centros nerviosos que los hace actuar fuera de orden.

El hombre que siente y aprovecha a diario los beneficios naturales, tiene un corazón constantemente elevado, colocándose en un plano más alto que lo aleja de las miserias del vicio. Además, sus energías vigorizadas son suficientes para dominar las pasiones y sobrellevar las adversidades de la vida.

La vida ordenada conforme a la Ley Natural permite tener menos privaciones por cuanto se gasta menos de lo habitual en alimentarse y se aprovecha mejor lo que se consume, manteniendo así un estado de ánimo satisfecho que hace sentir la alegría de vivir.

No olvidemos: salud es virtud, alegría y bienestar. Enfermedad es vicio, pena, dolor y desgracia en todo orden de cosas.

La Medicina Natural al Alcance de Todos, Capítulo 2, La Ley Natural.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s