El problema con los lácteos…

close_up_of_milk_cheese_and_dairy_products_u30136821

La mayoría de nosotros somos lactointolerantes sin realizarlo.

«No existe otra especie que beba la leche de una especie distinta a la suya, y ninguna otra especie toma leche después de haber sido destetada», explica Dr. Abrams al profundizar en el por qué evitar, o por lo menos limitar el consumo de lácteos; comenta que en el libro Animal Vegetable Miracle*, Barbara Kingsolver expone claramente el problema con los lácteos.

Es enfático al señalar que, «se habla de intolerancia a la lactosa como si fuese una enfermedad o un desorden fisiológico, cuando en realidad es la norma, y la habilidad de digerir lácteos es una mutación genética en el segundo cromosoma, presente principalmente en los Escandinavos, quienes necesitaban digerir la leche de reno en tiempos de helada.»

Los Europeos del sur, los asiáticos, africanos, latinos y judíos sencillamente no poseemos este gen.  Por consiguiente, la mayoría de nosotros somos lactointolerantesaun cuando lo ignoremos.  Dr. Abrams siente que los lácteos realmente son tan malos para nosotros como la carne, pues se convierten en un estímulo para nuestro sistema inmunológico y porque crean mucosidad.

La comunidad científica ya percibe a los lácteos como un posible factor en el cáncer de mama y próstata, comenta, pues éstos son cánceres relacionados con lo hormonal y, aunque no sea estrógeno, a las vacas lecheras se les da hormonas de crecimiento bovino para mantenerlas produciendo leche constantemente, y también para que crezcan grandes y gordas (Big Beef).

Al nosotros consumir lácteos o carne con hormonas de crecimiento bovino, puede que no se convierta en hormona de crecimiento en nosotros, lo que fomentaría células cancerosas, no obstante, se convierte o fomenta el factor de crecimiento insulínico, lo cual causa inflamación, y peor aun, causa que las células cancerosas se dividan, que a su vez por consecuencia sí promueve el cáncer, finaliza diciendo Dr. Abrams.

*Animal Vegetable Miracle, detalla la travesía de la familia Kingsolver al intentar consumir durante todo un año, tan sólo lo que ellos mismos puedan crecer en su finca o conseguir localmente y en estación, salvo por granos y aceite.  Evitando así, por sus altos costos ecológicos y a la salud, los alimentos producidos por las grandes fincas fábricas, las cuales para que no se echen a perder sus cosechas al ser transportadas miles de millas, deben añadirles químicos.

Limite alimentos del Reino Animal…

Foto cortesía de Elisa Locci

«Cualquier cosa que provenga de la vaca no es apta para el consumo humano» – Dr. Abrams  (Foto : Elisa Locci)

El tan discutido aumento en los precios de la leche y la carne de res, resultará siendo una bendición si lleva a los panameños a disminuir su consumo de carne y lácteos, no solo por el beneficio a nuestra salud sino al ambiente, y por el ahorro de agua también, en este caso sí aplicaría el dicho, no hay mal que por bien no venga.

Dr. Donald I. Abrams, es especialista en cáncer y medicina integrante, Director de Programas Clínicos en el Centro Osher de UCSF para Medicina Integrante en Mt. Zion, Profesor de Medicina Clínica en la Universidad de California SF, y Jefe de Hematología y Oncología en el Hospital General de San Francisco.

Siguiendo con las recomendaciones para la Prevención del Cáncer, según el reporte de WCRF-AICR en cuanto a los alimentos que consumimos diariamente, ya hemos visto más a fondo las primeras cuatro en las entradas de febrero y marzo, ahora Dr. Donald Abrams profundiza sobre la quinta recomendación.

5.- ALIMENTOS DEL REINO ANIMAL:  a) Limite el consumo de carnes rojas. b) Evite las carnes procesadas.

Dr. Abrams explica que esta recomendación nos insta a limitar el consumo de carnes tales como res, puerco y cordero, y a evitar las carnes procesadas del todo, comentando sobre ésta última, que no dice siquiera limite sino evite, recalcando que el problema con las carnes procesadas son los químicos.

1

Carnes procesadas

Considera que tal y como recomienda Michael Pollan, periodista fantástico, autor de libros como «The Botany of Desire (2001)» y «Omnivore’s Dilemma (2006)», no debemos comer nada que nuestras tatarabuelas no reconocerían.  Y francamente, en los mil ochocientos no existían las carnes procesadas.

Dr. Abrams afirma que personalmente le hace caso a esta guía. Explica que en cuanto al consumo de carne de res y el cáncer de colon, la curva de casos sube al unísono en los diferentes países, a mayor consumo de carne mayor cáncer de colon en la población, especialmente en las mujeres.  De igual forma en donde se consume poca carne los casos disminuyen.

Por consiguiente en los países en donde las mujeres consumen mucha carne, Nueva Zelanda siendo #1, los casos de cáncer de colon aumentan exponencialmente.  También, el consumo de carne está implicado en el cáncer de páncreas en mujeres.

Uno de los problemas con la carne de res hoy día, explica Dr. Abrams, es que se les da a comer maíz. Cuando la res se alimenta de hierba, la grasa que produce es rica en ácidos grasos Omega 3, el cual es anti inflamatorio, por el contrario cuando se la alimenta con maíz, la grasa que produce es rica en ácidos grasos Omega 6, el cual es pro inflamatorio. La inflamación conlleva al desarrollo de muchas de las enfermedades degenerativas.

Además, para que la res pueda digerir el maíz, se le da enzimas, y luego la parte de su estómago que usualmente digiere hierba, se infecta, así que hay que suministrarles muchos antibióticos, ah y sin olvidarnos de las hormonas de crecimiento. En resumidas, esto es lo que la carne es hoy en día, un producto alterado, y ¿de dónde provienen los lácteos? Mayoritariamente de la vaca. Así que nuestros lácteos también están comprometidos.

Dr. Abrams comenta que personalmente preguntó al WCRF-AICR, que por qué no alertaron a la población sobre los lácteos en las recomendaciones de 2007, pues considera que la grasa animal en general, y cualquier cosa que provenga de la vaca, no es apta para el consumo humano.  Asegura que en las próximas guías, emitidas dentro de dos años, veremos el tema de limitar o evitar los lácteos.

Así que carne de res NO.  De vez en cuando consumir algo de cordero es mejor pues es una carne más limpia, ya que el cordero no es alimentado como las vacas y los puercos, termina Dr. Abrams.

Hacemos caso o tiramos los dados….