Día 10

La salud al alcance de todos…

711hVrASDYL

“Los más grandes sucesos, las más grandes ideas (las más grandes ideas son los más grandes sucesos), se comprenden muy tarde; las generaciones contemporáneas no los viven, aunque viven cerca. Acontece en la vida como en el reino de los astros: la luz de las estrellas más lejanas llega tarde a nosotros y, entretanto, el hombre niega que tales estrellas existan”, escribió Don Manuel Lezaeta como preámbulo a su libro La Medicina Natural al Alcance de Todos, publicado en la década de los 1930.

En este libro, convertido ya en un clásico de la medicina natural, Lezaeta desarrolla una teoría innovadora sobre la concepción de la salud, enfermedades y su recuperación en caso de pérdida de la misma, solo apelando a terapias o tratamientos naturales.

¿Cuántos años han pasado? Más de 80 años. Ahora los médicos aceptan y recomiendan una dieta en gran parte a base de frutas y vegetales, para mantener la salud y prevenir desde el cáncer hasta el Alzheimer.

En lo personal considero que la medicina convencional tiene su lugar y razón de ser, especialmente en casos de emergencia. Por eso me alegra ver como ésta se vuelve cada día más inclusiva de los principios naturales para mantener y restablecer la salud.

La primera vez en mi vida que hice crudo fue en 1988, 10 días en la Villa de Vida Natural, Las Condes, Santiago de Chile. Este Hogar fue fundado por Don Manuel Lezaeta Acharán, pionero de la medicina natural en Chile, creador de la Doctrina Térmica y discípulo del sacerdote Tadeo de Wiesent.

Lezaeta estudiaba medicina en la Universidad de Chile cuando por una enfermedad llegó al punto de ser desahuciado por sus médicos. Es entonces que la Providencia pone en su camino al legendario Padre Tadeo de Wiesent, sacerdote alemán quién divulgaba en América del Sur un sistema de hidroterapia y dietoterapia ideado por Sebastian Kneipp. Al someterse a éste régimen Lezaeta vio restablecido su estado de salud en pocos meses.

Impactado por los resultados y completamente decepcionado por los métodos de la medicina convencional que lo había desahuciado, resuelve dedicarse por el resto de su vida al estudio y práctica de la medicina natural. Lezaeta continúo 9 años junto al padre Tadeo de Wiesent, aprendiendo los métodos de Vincent Priessnitz y Sebastián Kneipp, precursores estos del naturismo.

Luego en 1949, acompañado de un grupo de seguidores de lo natural fundó la Asociación de Cultores de Vida Natural, y, con su hijo Rafael Lezaeta Pérez, el Hogar de Vida Natural, primer sanatorio de medicina natural en América del Sur. El cual, con 100 camas habilitadas, atendió a personas de todas partes del mundo a lo largo de 25 años, siendo una de estas mi amada abuela Olga.

Eventualmente transformándose este Hogar desde 1967 a la actualidad, en la Cooperativa de Servicios de “Villa de Vida Natural”.

Esta institución, pionera de salud natural en Chile y América Latina, desde ese entonces ha formado profesionales de la medicina natural. La Cooperativa ha sido un precedente incluso en España, formándose un convenio con la Universidad de Barcelona, para entregar docencias a sus graduados en ese país.

El libro más conocido de Don Manuel Lezaeta es La Medicina Natural al Alcance de Todos.  En 1989 se corroboró como el libro de medicina natural más leído en toda América Latina.