De adentro hacia afuera…

Este es un reto como todos los que redundan en grandes beneficios para nuestras vidas, empieza con un alto grado de dificultad, pero poco a poco se va convirtiendo en un tesoro incalculable.

Nuestra voluntad es el primer agente de la salud, pues ésta se obtiene con nuestros actos de cada día.  Lo que comemos y nuestro estilo de vida influye directamente en nuestra salud o falta de esta.

‘¡Un día de crudo por cada año de vida… para un cuerpo desintoxicado y renovado!‘ declaró Don Manuel Lezaeta Acharán a Doña Olga Quijano, mi abuela, a principios de los años ’50 en el Hogar de Vida Natural en Chile; luego de haberla curado de una enfermedad crónica que había padecido durante 10 años.

Don Manuel Lezaeta aseveraba que la salud dependía casi exclusivamente de lo que comiésemos, por eso recomendaba comer solo productos naturales, es decir, frutas, vegetales, semillas y nueces sin cocción; practicando una vida sana, de cuerpo y alma, lo cual consideraba como factor indispensable para conseguir la salud integral.

20140929_104540

Hoy en día, luego de 20 años de estudios, la ciencia evidencia que lo que comemos regularmente, o sea nuestra dieta, y la salud, están estrechamente ligadas.  En otras palabras, lo que comemos es determinante para tener salud.  La buena noticia es, que esto es algo que con esfuerzo y voluntad podemos modificar.

Un ejemplo proviene nada menos que del Dr. Kim A. Williams, Presidente electo del Colegio Americano de Cardiólogos, quién a menudo al toparse con pacientes con sobrepeso e hipertensión, o con diabetes tipo 2 y altos niveles de colesterol, les recomienda que cambien su dieta, específicamente les dice que se conviertan en veganos, es decir, que no consuman producto animal alguno.

El Dr. Williams se volvió vegano en el 2003 al verse afectado con niveles preocupantes de Colesterol LDL.  Recientemente escribió un ensayo en MedPage Today sobre sus razones para este cambio y su creencia en los beneficios cardiovasculares de una dieta a base de plantas.  En seis semanas su colesterol LDL bajó a 70.

También, el Hospital Johns Hopkins Kimmel Cancer Center, en Baltimore, EUA, desde hace varios años recomienda hacer énfasis en una dieta de frutas y vegetales pues ayuda a prevenir el cáncer.  Ellos han hecho estudios sobre la evidencia que hay en cuanto a alimentos que frustran el cáncer, y éstos han demostrado a los doctores oncólogos que las frutas y vegetales contienen nutrientes que ayudan a reducir el riesgo de cáncer.

Según un reportaje de BBC Mundo, los que vivimos en Latinoamérica tenemos un 60% más de probabilidad de morir de algún cáncer que si viviésemos en EUA o Europa.  Aseguran que esto se debe principalmente a las desigualdades económicas, a la falta de políticas y campañas de prevención y los hábitos alimenticios y de salud que la región está adoptando.  Un grupo de expertos advierte que esta combinación de factores puede llevar a la región a caer en una «epidemia devastadora» de cáncer si no se toman medidas urgentes.

Internacionalmente Octubre es el mes destinado a la lucha contra el cáncer, más no debe ser el único en que le prestemos atención a este tema que nos toca a todos tan de cerca, y en vista, como afirma el World Cancer Research Fund, del “alarmante” nivel de ingenuidad que existe en las personas sobre el papel que juega la dieta en el cáncer; sumo esta iniciativa, como recurso de información y prevención, con el fin de crear conciencia sobre esta realidad, compartiendo con todos la sabiduría de la ciencia de vivir sanos, expuesta en ‘La Medicina Natural al Alcance de Todos’ de Don Manuel Lezaeta Acharán.

Su régimen se dirige a obtener la salud, es decir, la normalidad funcional de nuestro organismo. Valiéndose de tres pilares fundamentales: una alimentación a base de frutas y ensaladas crudas, hidroterapia para restablecer el equilibrio térmico del cuerpo, y, el uso adecuado de los agentes naturales de vida: aire, agua, luz, sol y tierra.

20141015_110253

El propósito de los próximos 50 días pretende ser el recuperar la salud propia, poniendo en práctica únicamente las indicaciones de Don Manuel para restablecer y conservar la salud integral; y el servir, Dios primero, como ejemplo tangible y vivo de que estos principios funcionan…

En el camino documentaré el proceso y las propiedades de cada alimento en este blog, con la finalidad de que sea una herramienta proactiva y de referencia, a beneficio de todos aquellos que sientan que su salud está comprometida o bien que deseen tener una salud óptima.

Lo dedico en especial a quienes diariamente enfrentan el tener que esperar meses por una cita médica en nuestro país.  Espero que las vivencias y resultados aquí plasmados, les animen a tomar control de su salud, adoptando estas prácticas para restablecer la normalidad funcional de su cuerpo. Dios mediante así sea.

El funcionamiento y energía vital de nuestro organismo será óptimo si éste está limpio, de igual manera que el funcionamiento y potencia de un motor depende de la limpieza de todas sus partes.

Aprender a cultivar la salud es el verdadero remedio que puede alejar de nosotros toda dolencia física, y, la fe en Aquel por quien todo fue hecho y cuya Palabra nos limpia y sana, es el verdadero remedio que puede alejar toda dolencia del alma y del cuerpo (Jn 15:3).  No es casualidad que estas enseñanzas llegaran a la vida del mismo Lezaeta a través de un Monje.

“No hay enfermedades, solo hay enfermos”… estableció Hipócrates.  “La purificación orgánica restablece la salud”… afirma Don Manuel Lezaeta Acharán.

¡Limpieza orgánica es salud!

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s